Mel Martinez

  • Share
  • Read Later
CHRIS O'MEARA / AP

Mel Martínez es más que el primer senador cubanoamericano de los Estados Unidos. Por ser uno de sólo dos hispanos en el senado de EE.UU. (el otro es el senador demócrata Ken Salazar de Colorado) y porque representa a La Florida con su clave poder electoral, Martínez es quizás el legislador hispano más importante del país. Cuando fue electo el pasado otoño, Martínez era considerado poco más que un lacayo del presidente George W. Bush. Pero Martínez puso fin a esos rumores cuando esta primavera pidió el cierre de la controversial prisión en Guantánamo y declaró que el gobierno estaba ignorando a América Latina.

Esa muestra de independencia ha sido bien recibida por muchos en la comunidad latina como señal de que Martínez promoverá intereses más allá de su compromiso con los cubanos de Miami. La Florida, a pesar de ser considerada la base de la conservadora comunidad Cubana, tiene quizás la comunidad latina más diversa de la nación, incluso mejicanos, puertorriqueños, centro y sur americanos que a menudo se encuentran en desacuerdo con las políticas de inmigración y educación del presidente. Más que cualquier otro político en Estados Unidos hoy, “Martínez tiene la oportunidad de hablar por todos los hispanos”, dice Darío Moreno, un experto en política en la Universidad Internacional de La Florida.

Martínez, de 58 años, que fue sacado de Cuba a escondidas por sus padres cuando tenía 15 años para escapar el régimen de Fidel Castro, echó su suerte con la dinastía Bush en el 2000, cuando el gobernador de La Florida, Jeb Bush, le pidió que fuera codirector de la campaña de su hermano a la presidencia. El presidente nombró a Martínez secretario de Vivienda y entonces, para facilitar su propia victoria en La Florida en las elecciones del 2000, le dio empuje como candidato al senado brindándole, entre otras cosas, un discurso en el pleno de la Convención Nacional Republicana. A veces Martínez tiene desacuerdos con la Casa Blanca, pero todavía tiene más palanca dentro de la Oficina Oval que cualquier otro político hispano en la historia.