Antonio González

  • Share
  • Read Later
GREGG SEGAL FOR TIME

La democracia como una batalla campal. Ese es el oficio de Antonio González, quien dirige la maquinaria política sin afiliación de partido más antigua del país—el Southwest Voter Registration Education Project (SVREP) y su brazo político, el William C. Velásquez Institute. Su trabajo carece de glamour—armar casillas de inscripción en las bodegas, analizar datos del censo, capacitar los candidatos a la junta escolar. Pero los resultados han sido espectaculares. Cuando González, un veterano activista comunitario de 48 años, tomó las riendas de la organización en 1994, sólo 5 millones de hispanos estaban inscritos para votar en todo el país. Hoy hay 9.3 millones. En la última elección presidencial, el 81.5% de ellos fue a las urnas, en comparación con el 88.5% de todos los votantes.

Establecido en Los Ángeles, González, hijo de un inmigrante mejicano que cargaba camiones en una fábrica de Coca-Cola en Orange, CA, percibe su presupuesto de $4 millones anuales de varias fundaciones y empresas, incluso State Farm y Telemundo Communications. SVREP llevó a cabo 300 campañas de inscripción de votantes en 14 estados el año pasado, con la ayuda de 700 empleados a sueldo y 10,000 voluntarios. Si los republicanos se quejan de que los votantes recién inscritos votan más por los demócratas, González señala el caso de La Florida, donde los esfuerzos de SVREP tuvieron como resultado un fuerte voto a favor de los republicanos en la elección presidencial del 2004. “Poco a poco, empujando, promoviendo, hemos creado una nueva cultura de participación electoral”, dice. “Antes, no teníamos senadores o gobernadores o congresistas o alcaldes latinos. Ahora sí”. ¿Cuál es el próximo desafío? “Los votantes quieren saber ‘¿Cómo arreglamos las escuelas, los parques, el sistema de salud?’. Tenemos que buscar soluciones que levanten a nuestro pueblo de los escalones inferiores”. A propósito, González fue clave en promover el voto donde los californianos aprobaron más de $30 mil millones en bonos escolares desde el 2002, y está calentando los motores para un iniciativa preescolar.