Alisa Valdes-Rodríguez

  • Share
  • Read Later
PATRICK J. RODRIGUEZ

Por casi tres décadas, la ficción latina de EE.UU. fue dominada por el realismo mágico, emparedada entre visiones cliché de abuelas, mangos y el mar. Entonces en el 2003, Alisa Valdés-Rodríguez puso pluma a papel y produjo una novela actual sobre seis chicas latinas que tratan de abrirse camino en la oficina y en la cama. Las seis mujeres de The Dirty Girls Social Club son inteligentes, cómicas y, los más importante, profesionales. Entre ellas, una reportera, roquera y locutora —y ninguna entra en pesados debates sobre la experiencia del inmigrante.

“No quería que estuvieran con sus mantillas rezándole a la virgen de Guadalupe”, dice Valdés—Rodríguez, de ascendencia cubana e irlandesa. “Esa no es mi realidad”. Valdés—Rodríguez nació hace 36 años a una familia de clase media en Albuquerque, NM, y hoy vive con su esposo e hijo pequeño. Tiene un máster en periodismo de Columbia University y trabajó como reportera para el Los Angeles Times y el Boston Globe. La perspectiva de Valdés—Rodríguez sobre la vida latina de EE.UU. ha encontrado una diversa audiencia. Dirty Girls ha vendido más de 350,000 ejemplares y está en preparativos para convertirse en una serie en la cadena Lifetime la próxima primavera. Su segundo libro, Playing with Boys, ha vendido 130,000 ejemplares en cubierta dura. Está elaborando dos novelas más con temas femeninos y una ficción para adolescentes.

Desde que Dirty Girls debutó, novelas similares han aparecido en las librerías, incluso Hot Tamara de Mary Castillo. Pero Valdés-Rodríguez no quiere tomar crédito. “Esos escritores ya estaban allí”, dice. “Lo que pasaba era que la industria no estaba lista para publicarlos”. Ahora sí está lista.